Kika Colom y Rafael Zaragoza nos ofrecen una muy personal clasificación y comentarios de películas en cartelera. La clasificación rápida por esporas para decisiones atropelladas y los sesudos comentarios de los críticos para que vayas informado y sabiendo en qué fijarte. ...y en la sección "Como una ola..." propuestas muy sugerentes.

NADER Y SIMIN, UNA SEPARACIÓN

INFO: Asghar Farhadi. Irán 2011

CALIFICACIÓN:  Muy pastosa    

                          Buen cine        

                         Distinto criterio                               
      
                                                                                                                                              

La crítica: Nader es buena persona, comprometido con los suyos, honesto. Simin es una mujer con aspiraciones propias que se niega a que el Alzheimer de su suegro destruya sus aspiraciones de progreso. Ambos son creíbles y reales, como la situación que enfrentan y que termina por sólo medio resolverse, como casi todas las cosas que son de verdad. Uno de los méritos de la película es mostrar la cotidianeidad con magistral destreza, permitiendo que los personajes se acerquen mucho al espectador, aunque estén en un mundo remoto. Rompe mitos sobre la vida diaria en Teherán aunque refuerza la idea del poder de la religión y de sus prejuicios, especialmente en los colectivos menos cultos, con menores opciones de discrepancia. La hija y el abuelo tienen interpretaciones brillantes que dan mucha credibilidad a la atmósfera familiar. No tiene nada que ver con el “american way” ni con el estilo narrativo europeo; es diferente, sobria, elegante y, perdona querido Rafa, para mí merecedora de todos los premios que está recogiendo.

 

El crítico: Como todas las separaciones horrorosa y quizá por la detallada descripción de un episodio disolutorio y todo lo que viene detrás , se le han concedido tantos premios a esta película, incluido el óscar a la mejor película extranjera en su última edición. Actores normales, quizá destaque el abuelo y  el guión, si bien inteligente, muy pesado y poco reconfortante, por no resolver, no resuelve ni el final. Eso sí la descripción de la realidad no tiene nada que ver con la fantasía.